Memorias de una Técnica de Uñas. Capítulo 36

Makeup-Ideas-12-640x579Allí mi cometido es ayudar a mi equipo a conseguir un territorio, para ello tengo que matar a mis enemigos, utilizando cualquier método a mi alcance y procurando a la vez que ellos no me maten a mi. Como soy una mercenaria, gano oro con cada asesinato y con ese oro puedo comprar mas armas que me faciliten mi “trabajo”. Soy muy habilidosa y mi instinto asesino me precede pero en el interior de mi alma brota la nobleza que me acompaña en todos los mundos en los que vivo y no puedo evitar arriesgar mi propia vida por salvar a un compañero, muriendo mas veces de las que me puedo permitir y que me impide la mayoría de la veces ser la líder de mi equipo.

En ese mundo tengo la tesitura de  que si asesino yo a todos los enemigos, mis compañeros se enfadan porque no les he dejado a ellos las muertes para así conseguir oro y poder, si no mato, a veces también se enfadan porque ellos no lo han conseguido y el enemigo los ha matado y esperaban que yo llegara a tiempo para salvarles… como en todos los mundos, es difícil acertar y dar gusto a todos y en el momento que lo desean. Pero poco a poco voy desarrollando una habilidad que es la intuición que me ayuda a intentar molestar lo menos posible y dejar que cada uno siga su camino por la jungla en la que se desarrolla la vida y la muerte, ayudando a ganar la batalla y el territorio que es lo que importa, sin esperar nada de nadie y sin importarme la opinión de los demás, simplemente guiándome por mi instinto y paradógicamente recibo mas honores de los que no me conocen, que son mis enemigos, como rival honorable que de mis amigos como compañero de equipo.

Últimamente he decidido unirme a equipos donde me aceptan como soy, sin juzgarme, sin exigencias, me ayudan a ser mejor cada vez y no les importa si ganamos o perdemos, solo desean ser felices y de esta manera casi siempre conseguimos el éxito.