Memorias de una Técnica de Uñas. Cap. 46

la foto-18Este capítulo de mi trayectoria profesional, como educadora de Cesar´s Secrets, se termino por varios motivos, unos personales y otros de traición que prefiero olvidar. Pero ya lo dice el dicho popular: “cuando una puerta se cierra una ventana se abre” y en el Congreso de Salon Look en Madrid, me encontré con el stand de Kapalua, el nuevo distribuidor para España de EzFlow y yo sin saberlo… No lo dudé, deseaba continuar trabajando con EzFlow y  en seguida llegue a un acuerdo de distribución en Málaga de sus productos y que sigo manteniendo en Madrid, después de 8 años.

Que mas puedo contar sobre mis años de profesión en Málaga? Quizá anécdotas, unas buenas otras no tanto, pero al fin y al cabo  lo típico que rodea a un trabajo de servicio al público, unido al carácter de la que escribe.

Una vez una cliente que ya llevaba conmigo dos o tres años, me llegó a confesar que vino a hacerse las uñas conmigo porque la habían dicho que yo era la mejor pero que tenía un carárter…refiriéndose a mi como si yo fuera un ogro, pero que luego se dio cuenta de que la gente estaba equivocada y que yo era dulce y cariñosa (esto tampoco es verdad, ni soy ogro ni dulce, ni cariñosa :). Lo que ocurre conmigo es que soy muy exigente, conmigo la primera y a la gente que llegaba tarde a su cita o me daba plantón, si querían que les diera otra cita me tenían que pagar la que no habían asistido y salvo una señora, las demás me la pagaban y con el tiempo todo el mundo era puntual o si no iban a venir me avisaban con mas de dos horas de antelación. Esto lo conseguí haciéndoles ver que era por su bien; a ellas no les gustaría que yo les hiciera esperar media hora. Pero bueno, mis clientes de Málaga me querían mucho después de todo y sin acritud y desde el cariño, me llamaban apretada (palabra que no se traducir) porque trabajaba todo el día y no dormía siesta.