Memorias de una Técnica de Uñas. Cap. 45

red velvetEstaba decidida a traer de Austria los productos y después de la entrevista con Javier, me puse en marcha; él se haría con la distribución para toda España y yo tendría la exclusividad en Málaga.

Justo en el tiempo que tardé en ponerme de nuevo en contacto con ellos, habían creado su propia marca y ya no traería Odyssey, sino  Cesar´s Secrets, la marca de,  el tres veces campeón de Europa Christian Cesar que tal y como puede comprobar en las nuevas muestras que me enviaron era el mismo producto.

Para poder tener la distribución en España, me exigieron, como es lógico, que hiciera un training con ellos para comprobar mi nivel profesional y mis conocimientos. Viaje a Villach y me traje conmigo mi título de Educadora Nacional con Cesar´s Secrets.

A partir de este momento y durante varios años, creo que fueron 5, estuve impartiendo los cursos de formación para los clientes de Pick Norton, empresa de Javier y colaborando y  haciendo demostraciones en todas las ferias y congresos donde la Empresa participaba.

Recientemente hemos recordado una secuencia que nos hace sonreir. Después de tres días de trabajo duro en Cosmobelleza y una vez desmontado el stand a las 12 de la noche , yo tenía claro que me tenía que marchar en ese mismo momento camino de Málaga, porque tuve la genial idea de dar citas a clientes a partir de las dos de la tarde del día siguiente y ademas en mi coche, porque antes del Congreso tuve que pasar por Madrid para impartir un curso y a continuación partí para Barcelona.

Javier organizó la manera de que volviera sana y salva a Málaga, colocando de copiloto a una compañera que me iba dando conversación y chuches para que aguantara sin dormirme al volante. Él en su coche con otros compañeros, me seguía por la carretera y cuando se daba cuenta de que aminoraba la velocidad, que era señal de que me iba durmiendo, llamaba por el móvil para darme un toque de atención. Paramos incluso en una ocasión para echar un sueñecito dentro del coche en una gasolinera. Al final llegamos a Madrid, pero Javier se negó a que continuara mi camino hasta Málaga en el coche porque según él los llanos de la Mancha de madrugada y sin haber dormido, son mortales, vaya que me iba a matar seguro y casi que me obligó a coger el tren, que yo creo que fue el AVE pero él dice que no que era el Talgo y que el viaje se me hizo corto por el sueño que me eché.

Pues como tenía previsto, llegué a tiempo para hacer las uñas a mi primera cliente del día y luego a todas las demás. Y mi coche? Javier se fue con un amigo a la semana siguiente a esquiar a Sierra Nevada y yo me acerqué allí mismo, a pasar el día y a recoger mi coche.