Desmontando 5 mitos sobre las uñas y la manicura

palmeras rosaCasi todos los días una cliente me hace algún comentario cargado de prejuicios sobre las uñas, la manicura o las uñas esculpidas. Aquí me gustaría aclarar los equívocos y las leyendas que  algunas, generación tras generación se van trasmitiendo, siendo falsas pero  basadas en experiencias reales.

  1. Voy a retirarme el esmaltado y a descansar un tiempo para que mis uñas respiren 

Las uñas no respiran. Esto es un dato científico no una opinión mía. La respiración consiste en un acto de inspiración  o absorción de oxígeno y otro de espiración o expulsión de dióxido de carbono. Las uñas no hacen esa función de ninguna manera por lo tanto no van a morir por asfixia y si fuera así,  no tendría sentido dejarlas descansar cada mes o cada dos meses porque en un breve periodo de tiempo ya estarían muertas. La lámina de la uña ya esta muerta y son células de queratina, idénticas al cabello pero de color blanco translúcido y el agua y la grasa que expulsa nuestra piel, lo hace también a través de ellas, por lo tanto no es necesario dejarlas descansar, porque tenemos el resto de nuestra piel para eliminar los desechos de nuestro cuerpo.

2. Mis uñas están amarillas porque el esmalte las ha quemado 

Es cierto que cuando han llevado durante mucho tiempo las uñas esmaltadas, se van poniendo amarillas en algunos casos, pero hay que hacer algunas observaciones antes de determinar que están quemadas, por ejemplo: de que color estaban pintadas? se habían protegido con alguna base? estaban utilizando algún material o producto químico a diario? están todas amarillas o solo algunas? Pues bien, en el 99% de los casos, es por el uso de un esmalte rojo o granate y la falta de utilización de una base protectora de la uña que hace que el pigmento rojo del esmalte la tiña, dejando ese color amarillo-anaranjado, el otro 1% es por el tabaco.

3. Me han salido unas manchas amarillas en las uñas, eso es que tengo falta de calcio.

No, las uñas  contienen apenas un 0,03% de calcio en su interior y su carencia no hace que salgan manchas blancas (leuconiquia). Ésta es una pequeña lesión que hace que no quede adherida la lámina de la uña al lecho. Podemos observar que las uñas aparecen de color sonrosado porque son translúcidas y se transparenta el color del lecho de las mismas. Cuando la lámina no está en contacto con el lecho, se ve de color blanquecino que es el color real de las uñas, como en la lúnula y el lado libre. Solo si hubiera muchas manchas y de forma reiterada en el tiempo, habría que consultar con un médico especialista.

4. El esmaltado permanente daña las uñas naturales.

Esto no es cierto del todo, o mas bien en nada, siempre que sea de buena calidad el producto y no contenga ingredientes perjudiciales para la salud, pero de eso hay que ocuparse yendo a salones de uñas que ofrezcan garantías. Se que hay personas que han tenido malas experiencias o que alguien conocido las ha sufrido pero el daño no se produce por la técnica de trabajo o los productos utilizados, sino, en muchos casos,  por el retirado del esmalte.                                                                                                                                     Voy a explicar la clave para no sufrir ningún daño y poder lucir la uñas esmaltadas de por vida:  No se debe limar la uña natural, solo debe ser pulida. Se debe aplicar un sellador o bond-aid para que no se expulse la grasa natural de las uñas. Una base que no se pueda eliminar con acetona, que proteja a la uña y no quede teñida por el color. Nunca utilizar acetona pura, en el retirado del esmaltado, ya que esta deshidrata mucho y hace que la uña se vuelva quebradiza, lo ideal es un compuesto que lleve acetona pero con otros ingredientes que aporten nutrición.

5. Las uñas de gel son mejores y mas bonitas que las acrílicas.

Depende que quien te las haga. El gel tiene, básicamente, la misma composición química que el acrílico. Para no aburriros con largas explicaciones os lo contaré de forma simple: el polvo y el liquido que mezclamos para formar la uña acrílica, se mezclan en el laboratorio, parando a tiempo el compuesto para formar un gel, añadiéndo unos fotoiniciadores que favorezcan el endurecimiento posterior en una lámpara de luz ultravioleta, por lo tanto la calidad será la misma, siempre que sea de calidad la marca que se utilice. El retirado de las uñas en el caso de las acrílicas que puede hacer con el mismo removedor del esmaltado permanente, pero en el caso del gel hay que hacerlo con lima o micro-torno eléctrico porque no se pueden eliminar con removedor, por lo tanto en el caso de querer quitarse estas uñas, el gel es un poco mas perjudicial, aunque si lo hace un/a buen/a profesional, no habrá riesgo alguno.                                                       En cuanto a bonitas, con  los dos sistemas se pueden hacer uñas preciosas, eso dependerá de quien te las haga también, pero es cierto que se suelen ver uñas de gel mas bellas porque son mas fáciles de hacer y es más difícil encontrar quien te realice uñas esculpidas acrílicas, con una terminación natural y bonita.