Monthly archive for enero 2015

Memorias de una Técnica de Uñas. Cap. 45

red velvetEstaba decidida a traer de Austria los productos y después de la entrevista con Javier, me puse en marcha; él se haría con la distribución para toda España y yo tendría la exclusividad en Málaga.

Justo en el tiempo que tardé en ponerme de nuevo en contacto con ellos, habían creado su propia marca y ya no traería Odyssey, sino  Cesar´s Secrets, la marca de,  el tres veces campeón de Europa Christian Cesar que tal y como puede comprobar en las nuevas muestras que me enviaron era el mismo producto.

Para poder tener la distribución en España, me exigieron, como es lógico, que hiciera un training con ellos para comprobar mi nivel profesional y mis conocimientos. Viaje a Villach y me traje conmigo mi título de Educadora Nacional con Cesar´s Secrets.

A partir de este momento y durante varios años, creo que fueron 5, estuve impartiendo los cursos de formación para los clientes de Pick Norton, empresa de Javier y colaborando y  haciendo demostraciones en todas las ferias y congresos donde la Empresa participaba.

Recientemente hemos recordado una secuencia que nos hace sonreir. Después de tres días de trabajo duro en Cosmobelleza y una vez desmontado el stand a las 12 de la noche , yo tenía claro que me tenía que marchar en ese mismo momento camino de Málaga, porque tuve la genial idea de dar citas a clientes a partir de las dos de la tarde del día siguiente y ademas en mi coche, porque antes del Congreso tuve que pasar por Madrid para impartir un curso y a continuación partí para Barcelona.

Javier organizó la manera de que volviera sana y salva a Málaga, colocando de copiloto a una compañera que me iba dando conversación y chuches para que aguantara sin dormirme al volante. Él en su coche con otros compañeros, me seguía por la carretera y cuando se daba cuenta de que aminoraba la velocidad, que era señal de que me iba durmiendo, llamaba por el móvil para darme un toque de atención. Paramos incluso en una ocasión para echar un sueñecito dentro del coche en una gasolinera. Al final llegamos a Madrid, pero Javier se negó a que continuara mi camino hasta Málaga en el coche porque según él los llanos de la Mancha de madrugada y sin haber dormido, son mortales, vaya que me iba a matar seguro y casi que me obligó a coger el tren, que yo creo que fue el AVE pero él dice que no que era el Talgo y que el viaje se me hizo corto por el sueño que me eché.

Pues como tenía previsto, llegué a tiempo para hacer las uñas a mi primera cliente del día y luego a todas las demás. Y mi coche? Javier se fue con un amigo a la semana siguiente a esquiar a Sierra Nevada y yo me acerqué allí mismo, a pasar el día y a recoger mi coche.

Memorias de una Técnica de Uñas. Cap. 44

Nieve
Ya que esta nevando… voy a poner una foto con un copo de nieve.

Acostumbrada a utilizar los productos de EzFlow, porque de todo lo que había probado hasta ese momento era lo mejor, intente seguir comprándolos en esta Empresa, para seguir con mi actividad profesional, ahora en mi propio local que abrí en Arroyo de la Miel, donde daba el servicio de uñas esculpidas, manicura y pedicura e impartía cursos de uñas. La hermana y socia del director de mi ex-empresa, poco inteligente ella, se negó a venderme los productos y me puse en marcha para conseguir un producto que igualase o mejorase la calidad de EzFlow.

Me puse en contacto con la marca Odyssey Nail System, porque su fundador y propietario, hacia unos diseños maravillosos y había ganado alguna competición internacional, motivos que me hacían pensar que su producto era de calidad.

Me pusieron en contacto con el distribuidor, en aquellos momentos, para toda Europa que se encontraba en Villach (Austria), los cuales me enviaron muestras de producto, que probé y me encantó y aunque esta marca no disponía de un catálogo tan amplio como EzFlow, me bastaría por el momento para seguir trabajando.

Justo en aquel momento Javier del Rincón, se estaba entrevistando con mi, ya, antigua Empresa para conseguir la distribución en Madrid de los productos para uñas, enterándose a la vez de que yo ya no trabajaba allí. El no lo dudó, creo que ese mismo día, me llamo por teléfono para solicitar mi ayuda en su nuevo proyecto, dejando de lado la idea de hacer negocios con la distribuidora de EzFlow.

Memorias de una Técnica de uñas. Cap. 43

nauticalAnteriormente, la Empresa para la que trabajaba, que eran los distribuidores oficiales de EzFlow en aquellos momentos, habían expuesto en Salon Look en Madrid y habían captado clientes para distribuir esta marca en varias provincias de España. Tres de ellos, el de Bilbao, Tarragona y Madrid pusieron como condición tener una persona muy preparada para dar la formación, ya que ellos no disponían de ninguna. Entonces el director me propuso ese cometido ya los que yo accedí encantada  y los primeros cursos de formación comenzarían una vez que hubiésemos vuelto de Holanda, entre los meses de Noviembre y Diciembre.

A los pocos días de haber regresado del viaje, recibí dos llamadas, una de la cliente de Tarragona y otra de la de Madrid con el mismo mensaje: “lo siento mucho, pero no vas a poder dar los cursos de uñas porque la hermana del director nos ha dicho que o los da ella o nos anula el contrato de distribución” y  aun no habían recibido el primer envío con la mercancía pero ya tenían contratados los cursos con sus clientes y no les quedó mas remedio que aceptar.

Yo siempre trabajo como autónoma, no me interesan los contratos eventuales ni indefinidos, ni las nóminas ni el paro. Me gusta tener libertad y trabajo como si la Empresa fuera mía, esforzándome y dando lo mejor de mi. Si este esfuerzo no es apreciado ni bien remunerado, me voy y continúo mi camino.

En este caso, si la Empresa para la que trabajo, no me da trabajo, no puedo ganar dinero y por lógica me tengo que marchar en busca de un mejor empleo y así se lo comuniqué al Director. A pesar de que intentó convencerme de que me quedara y de que arreglaría el asunto con su hermana, también tengo la, no se si buena o mala, costumbre de  no pelear ni discutir, me voy sin dejar atrás ni rencor ni resentimiento, porque casi siempre, por no decir siempre, me encuentro con un mejor destino en la siguiente escala.

Memorias de una Técnica de Uñas. Cap 42

moñitaUna de las preguntas que me hacen muy a menudo mis clientes y alumnos es, cuando empecé a hacer uñas esculpidas y como he conseguido aprender a realizar diseños tan bonitos en sus uñas.

Estas preguntas evocan recuerdos que les relato en ese momento y que provocan que siga escribiendo estas Memorias.

Seguía  trabajando en la misma Academia y surgió la oportunidad de participar en un nuevo curso con la marca de productos para uñas EzFlow, en Eindhoven (Holanda) de la mano de Nayet Hamila, para los que no la conozcáis, es la adjunta a la dirección de Nailympics, reconocida por estar entre las mejores técnicas en el mundo.

Fueron 4 días intensos de curso, donde aprendimos como utilizar correctamente los productos de EzFlow, y el ultimo día pasamos por un examen teórico y otro práctico, vamos lo típico de todos los cursos de reciclaje y perfeccionamiento, que imparte esta firma y que hace que todos sus técnicos estén siempre a la última y así se aseguran que sus educadores darán la mejor formación.

Era imprescindible llevar a una modelo para sobre sus uñas, realizar las pruebas prácticas y se me ocurrió que me podría llevar a mi entonces marido como tal y aunque sus uñas de hombre, anchas, no permitirían hacer un trabajo bonito, si sería capaz de hacer un trabajo correcto que me permitiese conseguir mi título de Master Artist Educador.

Volví a coincidir en este curso con Chelo Soler, que también se le ocurrió la misma idea que a mi y allí estaba también su conyuge, igual que el mío, permitiendo que esculpiéramos unas uñas largas con punta blanca y otras con diseños de flores de vibrantes colores, que tuvieron que llevar durante todo el día y mientras nosotras seguíamos metidas en clase, a ellos se les ocurrió salir a visitar la ciudad, con sus floreadas y larguísimas uñas, pensando escandalizar a todas las personas que que cruzasen en su camino, pero para su sorpresa y decepción, nadie les hizo el menor caso y es que no se daban cuenta que no estaban en España, estaban en Holanda.

Mi título tiene una fecha: 5 de noviembre de 2002