Monthly archive for julio 2014

Memorias de una Técnica de Uñas. Capítulo 31

limon de veranoComo la ambulancia no llegaba, mi hermano decidió llevarme en su coche al hospital mas cercano que se encontraba en Alcalá de Henares, mientras que Rafa se quedaba en casa con mi hija que en ese momento se encontraba durmiendo. Mi hermana decidió acompañarnos e iba sentada en el asiento de atrás a mi lado y lo se porque cuando el coche se detenía en algún semáforo, yo me despertaba gritando de dolor porque el aire que entraba por la cuatro ventanillas abiertas, cuando estaba en marcha, ya no producía su efecto calmante, la veía a mi lado. Cuando el coche cogí de nuevo velocidad yo me permitía el lujo de perder la consciencia y dormía hasta el próximo semáforo.

Cuando el coche se detuvo por última vez, mi hermano abrió la puerta del coche y me agarro por los brazos para ayudarme a salir, me solté rápidamente y comencé a subir escaleras interminables que me conducían a mi salvación, hasta que alguien, no se quien porque no veía nada, me sujetó me sentó en una silla o me tumbo en una camilla, tampoco lo se porque, insisto,   lo veía todo en negro, alguien me corto con unas tijeras mi conjunto de sujetador y  bragas recién estrenado que había resistido la acción del fuego, pensé que pena me daba y que ya podían habérmelo quitado con cariño y  guardado hasta que volviera, oí tres palabras:  “sedación, intubación, antitetánica” y entré en coma, coma que mantuvieron los médicos de manera provocada hasta que estuviera mejor.

La realidad, que me contaron posteriormente, es que cuando mi hermano intentó cogerme de los brazos, me solté y le solté una bofetada, supongo que por el dolor que sentí, salí corriendo en linea recta hasta dentro del hospital, porque en urgencias hay una rampa para llegar con el coche y no hay escaleras y en presencia de todos los pacientes que estaban esperando a ser atendidos, iba corriendo en bragas y sujetador, corriendo y llorando hasta que un sanitario me cogió y me hizo pasar adentro, cerrando las puertas a su espalda y ya nadie, vio nada mas.

Durante este pequeño viaje que duró ocho días, estuve dentro de una nave extraterrestre en una camilla flotante y rodeada de un montón de aparatos con muchas luces que me mantenían monitorizada y alejada de todo sufrimiento, justo lo que siempre desee desde pequeña, ir por el campo y que me secuestrasen alienigenas que me llevaran lejos de la tierra a un planeta menos hostil. Había una sala muy grande con una pantalla de cine enrollada y un anciano sentado en una silla que cuando un niño le entregaba un papel enrollado, este anciano hacía bajar la pantalla de golpe como un telón y justo en  ese momento yo abría los ojos porque coincidía que  el aparato eléctrico que me tomaba la tensión me apretaba fuertemente en el tobillo hasta hacerme despertar. Esto ocurría cada hora, durante ocho días.

Desperté porque redujeron la cantidad  de sedantes como pentotal, morfina, etc. que me suministraban por vía intravenosa, pero seguían dándome lo suficiente para que las lesiones no me produjeran dolor. Los tubos que me ayudaban a respirar y a alimentarme seguían estando ahí, porque al estar sedada no sería capaz de hacerlo por mi misma y me producían un asco y una molestia mayor que las quemaduras.

Memorias de una Técnica de Uñas. Capitulo 30

carminLlevo un mes sin publicar capítulos de mis memorias porque he estado de viaje y acabo de regresar. Ha sido un viaje muy largo que ha durado aproximadamente 18 años y no se exactamente cuando me fui, solo se que he regresado y dejé allí, en aquel destino, cosas y personas que no podía traer conmigo de vuelta o lo mas probable es que no quisieran venir ellas.

Creo que me fui un 12 de Febrero a las 11:30 de la noche de hace 18 años pero puede que fuera algunos días después.

Hacía mucho frío y humedad, de hecho la leña no se secaba lo suficiente como para que ardiera con fuerza y solo emanaba de ella un humo blanco, producto de la evaporación que se producía con el calor de la pastilla blanca de encendido que yo ponía en el fondo de la chimenea y aunque no era necesario tener el fuego encendido para dar calor a la casa porque tenía calefacción central, era muy acogedor tener una llama encendida que me mantuviera por unos momentos hipnotizada y con la mente en blanco, así que se me ocurrió la triste idea de coger una botella con un litro de alcohol y echar un chorro del inflamable líquido sobre la leña y justo en el momento que volcaba la botella y salía el alcohol, el chorro regresaba hacia mi incendiado, haciendo explotar el envase lleno, cayendo sobre mi todo el líquido prendido y envolviéndome en llamas al estilo bonzo.

Durante la milésima de segundo en que el chorro de alcohol se incendió y pensé como podría dar marcha atrás en mi acto temerario e inconsciente, observe como mi pareja, que era este chico que conocí en la piscina y que terminamos viviendo juntos en un chalet a las afueras de Madrid, saltaba del sofá con una manta tipo fular en la mano y se dirigía hacia mi para sofocar las llamas que  con mis propios ojos veía como rodeaban mis brazos.

Me giro, estando yo en el suelo boca abajo, para verme la cara y es que de una zancadilla me abatió y pudo echarme la manta encima y sofocar las llamas que ya me habían producido quemaduras de segundo y tercer grado en el treinta por ciento de mi cuerpo.

Me levanté del suelo, gritando de dolor y dirigiéndome al baño para ver el efecto que las llamas habían producido en mi cuerpo. De una melena larga y morena solo quedaba un pelo frito y de color pelirrojo, la cara enrojecida, los labios colgando y ya no pude observar mas porque el dolor era insoportable y pensé que no duraría mucho mas en pie, pero antes de desmayarme tendría que poner mis asuntos en orden y como Rafa que así se llamaba mi pareja, no sabía que hacer, yo le fui indicando el protocolo a seguir. Lo primero que debía hacer era llamar a mi hermano Rafita que el había sido socorrista y era voluntario de ayuda en carretera y ademas confiaba mas en él que en cualquier otra persona, después a mi hermana Marivi que también sabía hacer uñas y debía llamar a todas mis clientes que tenía su cita cogida, contarles lo sucedido y hacerles las uñas hasta que yo estuviera en condiciones de trabajar, que para mi que sería en unos pocos días y por último llamar a una ambulancia para que me llevaran a la Paz, a ningún otro hospital.

COMIENZOS DE LA MANICURA

ritahayworthrednailsEstudios arqueológicos han revelado que en el Antiguo Egipto, se cultivaba la belleza y el cuidado de las uñas, pintándolas con sustancias naturales hechas de moras, hierbas, insectos, etc.

En nuestra reciente historia occidental, los comienzos de la manicura datan de 1800. Las uñas en forma de almendra, cortas y ligeramente puntiagudas, son el ideal. Para un aspecto atractivo, las mujeres pulían sus uñas con aceite perfumado rojo y una gamuza.

En 1830, en Europa, un podólogo llamado Sitts adaptó una herramienta dental, para su uso en las uñas, como resultado obtuvo el llamado “palito de naranjo”.

En 1892, el Doctor Sitts, impone el cuidado de las uñas a mujeres y el método de Sitts alcanza los estados unidos. El método se extiende y satisface a las mujeres de diferentes ingresos.

En 1914, Anna Kindred de Dakota del Norte, patenta un protector diseñado para salvar la uña del efecto de decoloración de productos químicos.

En 1925 ,un y atractivo rojo entra en el mercado. El esmalte es aplicado sobre la parte rosada de la cama de uña, dejando libre la lúnula. Este estilo hace que Beatriz Kaye, manicurista en estudios MGM, la llamara manicura de la luna.

La reparación de uñas rotas hace tiempo que se hacía con el papel de bolsitas de te, filtros de café y cemento Duco y en este momento empieza a utilizarse la fibra de vidrio y seda.

 

 

En la foto, Rita Hayworth, impulso una nueva tendencia,  llevando sus uñas mas largas, suavizando la forma del lado libre y  cubriendo totalmente las uñas con esmalte.

 

Nada nuevo

Pues no, esto no es nada nuevo, pero sigo queriendo mostrar todos los beneficios que aportan las uñas esculpidas bien hechas y con productos de calidad.

Estas son unas uñas acrílicas realizadas con productos de EzFlow y con un esmaltado permanente Trugel, sobre unas uñas mordidas y el resultado después de cuatro meses.

la foto 1-1 la foto 2-1